La columna y el mar

DSC_0299

Al fondo la Isla de Santa Clara y el Monte Igueldo vistos desde La Concha

Intenté encontrar la estabilidad de la columna, intenté ser el apoyo sobre el que se cimentan los sueños y las esperanzas del futuro.

Pero solo encontré rigidez.

Entonces miré hacia el mar, lo observé por horas.  Fuerte, impredecible, poderoso, capaz de cambiar al ritmo del viento, omnipresente, flexible, libre.

Podrías pensar sin embargo que con toda esa fuerza la piedra puede detenerlo sin apenas esfuerzo, pero estarías cometiendo un error, porque es el mar que con paciencia, día a día, año tras año, siglo a siglo, golpe tras golpe va desgastando la roca hacia su inevitable desaparición.

Ser columna o ser mar.  Ser columna o ser mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s