Breve relato romántico

Montmartre Nere Tarde en Montmartre

 

by Peter Velrod

by Peter Velrod

     Sonaban las campanas de la cúpula blanca, gritaban que eran las siete en Montmartre.

     Tú y yo, viajeros enamorados recien llegados de otras latitudes, dispuestos a explorar cada palmo en aquel hogar de leyendas. Como a un niño todo me distraía, mientras tú seguías calle arriba sin darte cuenta que me dejabas atrás.  De pronto no estabas allí y todo fué vacío. Te busqué con la mirada entre la gente sin encontrarte, caminé un poco y al doblar la esquina te encontré… Pero me detuve, solo para poder observarte con ojos lejanos, casí de extraño.

by Peter Velrod

by Peter Velrod

 

Tu hermoso pelo negro cayendo sobre los hombros, brillando al sol y apenas movido por el leve viento que corría en ese instante.  Tu mirada perdida y curiosa, obervando cada detalle en aquel viejo barrio de artistas, invadido por turistas que, como nosotros, buscaban en cada rincón al París de los libros y las películas. Observé tu sonrisa cuando aquel vendedor ambulante intentaba timarte, sin sospechar siquiera que tú eras la reina roba corazones y  que al final terminaría obsequiandote lo que antes te vendía.  Y te imaginé… musa desnuda de los Picasso, los Modigliani o los Renoir, quienes sin duda se habrían rendido también a los pies de tu embrujadora belleza, al verte caminar por esas adoquinadas calles. 

     De pronto, un sobresalto… Al final habías notado mi ausencia.  Divertido me aproximé camuflado entre la muchedumbre y en un solo movimiento te tomé de la cintura acercandoté para darte un beso, uno de esos que detienen el tiempo y te alejan de la tierra.

    Flotando cogidos de la mano, seguimos colina arriba con la sonrisa tonta pintada en la cara.  Tú con tu botín de roba corazones y yo con mi botín de sinvergüenza.

     Al rato, casi sin darnos cuenta, llegamos a la cima y vimos brillar París con luz propia colina abajo.  Se hizo el silencio entre los dos, pasé mi brazo sobre tus hombros y besé tu frente mientras cerraba los ojos disfrutando del maravilloso olor de tu cabello.

     Entonces, justo allí comprendí que ese momento quedaría grabado a fuego en mi alma para siempre… Y que jamás olvidaría aquella tarde en Montmartre.

by Peter Velrod

by Peter Velrod

Anuncios

Un comentario en “Breve relato romántico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s